Miro hacia el perfil nocturno de la ciudad.

Veo la torre iluminada elegantemente. Luce la palabra LOVE en mayúsculas que brillan tenues, como fairylights.

Le he enviado un guiño a ‘K’. Pero por supuesto ha respondido de su manera clásica. Non-commital.

No me apetece así. No lo haré.

*

Veo cómo crece el número de affairs que están ‘over’.
Es todo un aprendizaje.

Aprendo, aprendo mucho cada día. Me decepciono. Me río. Me ilusiono a veces. Me sonrío bastante. Me desespero. Me enfado un poquito, de vez en cuando. Me asqueo también.

Quiero evitar volverme cínica.
No sé si voy a conseguir evitarlo.
Por ahora, ahí voy. Intentándolo.

*

Me parece bastante terrible lo que hay.
Me parecen un tanto deplorables las cosas a las que nos hemos acostumbrado.

También hay puntos de gracia.

El conjunto, es empobrecedor.
Pero hay pequeños resquicios de luz.

*

Me tomo mis trocitos de jamón. Tengo los dedos pringados de aceite muy bueno, de oliva, mientras escribo esto.

La palabra LOVE se funde un poquito en la fachada de este edificio tan in.

No sé si sufro. Sé que me desencanto. Estoy desencantada, mientras me animo a escribir otro mensajito a uno o a otro, dándoles un toque cauto y simpático. Me responden con cositas que me parecen bien pero me satisfacen poco. Me digo a mí misma, en voz alta, mientras mastico mi jamón, que no me conformaré con menos de lo que quiero.

Exploraré. Exploraré. Pero no abandonaré mis propósitos. O mis ganas de lo que realmente me encanta, me inspira, me merezco. Si eso que quiero no existe, me lo seguiré inventado y viviré de ese invento. Lo seguiré escribiendo. Lo seguiré imaginando y seguiré rellenando mis huecos con esa creación propia. No me conformaré con lo que toque. No aceptaré menos de lo que deseo. Me acostumbraré a seguir sola de esta manera parcial, desconcertante, en la que vivo. Sola pero rodeada de moscardones. Rodeada de oportunidades y mensajes y posibles rutas que me parecen bien pero me satisfacen poco. Todas estas opciones a medias que no son lo que busco pero son algo y al menos ofrecen oportunidades de aprendizaje.

*

Hola, ¿qué tal? ¿Cómo ha sido tu verano?
¿A qué te dedicas? ¿Qué lees?
¿Qué haces? ¿Te apetece tomar algo?
¿Te animas a ver esta exposición?
¿Quieres coincidir conmigo?

*

Inicio yo las cosas, cada vez más. Propongo salir. Sugiero qué hacer.

O les pido, imperiosamente, que escojan un sitio. Les digo si se atreven a impresionarme. Yo sí me atrevo. Y es divertido. Y no lleva a nada particularmente significativo. Es un aprendizaje.

Me parece bien. Me parecen bien. Pero me satisface(n) poco.

*

LOVE.

Ya casi no veo la palabra.

Mi jamón se ha terminado.

Me chupo el aceite de los dedos. Con esto que tengo a mano,
por una vez sí, satisfecha.

*